lunes, 11 de enero de 2016

El coche eléctrico.

Un coche es un vehículo automóvil de tamaño pequeño o mediano, destinado al transporte de personas y con capacidad no superior a nueve plazas. Dicha definición es la aplicaba al automóvil común. Sin embargo, el coche eléctrico, sucesor del coche común, posee una definición ligeramente diferente. Un vehículo eléctrico es un vehículo de combustible alternativo impulsado por uno o más motores eléctricos. 


El primer vehículo eléctrico surgió en 1838, cuando Robert Davison consiguió mover una locomotora a 6 km/h sin usar carbón ni vapor. Entre 1832 y 1839 Robert Anderson inventó el primer carruaje de tracción eléctrica, con pila de energía recargable. Poco después se patentó la línea electrificada, pero no válida para los coches. Sin embargo, el origen de las baterías se remonta a una fecha un poco anterior a 1880. 




Justo antes de 1900, antes de la preeminencia de los motores de combustión interna, los automóviles eléctricos realizaron registros de velocidad y distancias notables, entre los que destacan la ruptura de la barrera de los 100 km/h, de Camille Jenatzy el 29 de abril de 1899, que alcanzó una velocidad máxima de 105,88 km/h. Es por ello, por lo que la gente cree ingenuamente que el coche actual de combustión interna es anterior al eléctrico. Craso error, pues este es anterior aún. 

A pesar de la aparente "ventaja" que conlleva el uso del coche eléctrico, su producción, prospera hasta 1908, decayó y ello vino debido a la producción en cadena implantada por Ford ese mismo año. A su vez, la introducción del arranque eléctrico del Cadillac en 1913 simplificó la tarea del arranque del motor de combustión interna. Ello junto con la innovadora idea de Ford, sin olvidar las más altas velocidades que aportaba este tipo de coches, desembocó en la decadencia de este sector, sector que volverá a salir a flote debido al actual impacto medioambiental producto de los combustibles fósiles y a su inminente agotamiento. 


Reaparición del coche eléctrico

La crisis del petróleo supuso su posterior reaparición. Será en 1990, cuando General Motors presente el Impact en el Salón de Los Ángeles. Fue el precursor de el coche eléctrico más famoso de la Historia: el General Motors Experimental Vehicle 1, o EV-1. 




Fue desde ese momento hasta nuestra fecha el periodo en el que el sector automovilístico se ha sumado a esta ingeniosa idea promovida por General Motors, visionario en este sector automovilísticos desde antaño. Con ello, se ha conseguido promover e incentivar el desarrollo y mejora de este sector de la locomoción, hasta tal punto que en poco más de unos años, a fecha actual, los coche de combustión interna tendrán que compartir espacio en las calles con sus familiares, los coches eléctricos. 


El coche eléctrico actual

Comúnmente, el coche eléctrico actual se caracteriza por obtener energía de varias maneras: 
  • Energía eléctrica obtenida mediante energía solar generada con placas fotovoltaicas.
  • Energía eléctrica obtenida cuando el vehículo está parado, mediante una batería que almacena la luz eléctrica común. 





Por otro lado, encontramos los coches híbridos, que alternan el uso del motor eléctrico y el motor convencional de combustión interna. 

Ventajas

Presentan ventajas significativas como: Respeto al medioambiente, escaso ruido, un coche de este tipo consigue una eficiencia de un 77% si la electricidad procede de fuentes renovables, frente al 44% de eficiencia que si procede dicha energía eléctrica del gas natural. A su vez, su uso nos desvincula de la necesidad del combustible y produce un ahorro de petróleo.

Desventajas

Sin embargo, esta energía en un automóvil presenta varios inconvenientes o desventajas: Corta duración de su batería, ya que su autonomía no supera, en los mejores de los casos los 160 km/h. En algunos casos, para producir la electricidad para recargar las baterías de dichos coches se precisa de la quema de combustibles fósiles tales como el carbón, acción que sí contamina. Tiene una autonomía limitada, con una velocidad también menor. A su vez, un coche eléctrico habitual suele costar bastante más que un coche con las mismas caracteristcas pero de combustión interna.







0 comentarios :

Publicar un comentario

Suscribirse por correo