miércoles, 9 de diciembre de 2015

Los 10 mejores inventos españoles de la historia

A lo largo de la historia de España se han visto realizados muchos proyectos e ilusiones, unos han sido muy productivos y han contado con gran éxito, otros, en cambio, no han tenido la misma suerte. En nuestro caso, vamos a hacer un resumen de cuales han sido los 10 mejores inventos españoles y que han tenido una repercusión posterior a nivel mundial. 

Vamos, a continuación, a ordenar los que, a ojos de la sociedad y de la historia, pueden resultar los más importantes y en orden decreciente en importancia, aunque todos hayan tenido su apogeo en algún que otro momento. Veamoslos: 

1.- Submarino Peral

La novedad que este tipo de buques incluía era que, pese a no ser el primero que se diseñó, sí fue el primero que se impulsaba con la ayuda de energía eléctrica, hacia 1885. Este proyecto fue diseñado por Isaac Peral, quién se dirigió al Ministro de Marina para exponerle sus teorías sobre la posibilidad de realizar un torpedero sumergible para defensa de costas. Se contaba con un presupuesto inicial de 25.000 pesetas para acometer el proyecto en sí. El buque poseía un casco de acero, con forma de huso y tres tanques de trimado. Su profundidad de sumersión máxima era de 30 metros. 

Las primeras pruebas se realizaron en dique el 25 de diciembre de 1888. El buque tenía una autonomía de 66 horas y un radio de acción de 511 km. 

A Peral se le concedió la medalla del Mérito Naval con distintivo rojo por el peligro que corrió durante las pruebas. 

El 1 de diciembre de 1965, a petición del Ayuntamiento de Cartagena, pasó a construirse un monumento popular en la plaza de Héroes de Cavite, el cual ha llegado hasta nuestros días. 


2.- La fregona

Fue inventada por el riojano Manuel Jalón Corominas y fue perfeccionándose hasta adquirir su actual aspecto. Entre 1900 y 1950 se registraron numerosas patentes que describían una idea para fregar con fibras pegadas a un palo, que se escurrirían en un cubo.

Será la persona mencionada con anterioridad quien, tras volver de Estados Unidos y trabajar allí durante 12 años, incorporase la tecnología vista allí y crease la fregona. Su primera patente se guiaba del diseño americano que posteriormente modificó con el cono para escurrir las hebras de algodón. Posteriormente, en 1964, desarrolló un modelo que fue registrado como << patente de invención con novedad internacional>>. 

La importancia de la fregona reside en que, antes que esta, se utilizaba un paño de algodón para limpiar los pisos. Se solía envolver la escoba con el paño mojado para pasarlo sobre el suelo. En otros casos, la persona tenía que arrodillares y valerse del propio paño para limpiar el suelo manualmente, acción muy molesta para la espalda y para el cuerpo en general. 




3.- El cigarrillo

Cuando Cristóbal Colón llegó a América las colonias indígenas allí establecidas tenían un contacto habitual con el tabaco. En una de las expediciones, Colón mandó a dos de sus hombres a investigar la zona, creyendo aún que estaba en las Indias. Estos hombre quedaron extrañados al ver a los indígenas de esa isla en concreto aspirando el humo de unos cilindros de hojas secas. 

No obstante, los primeros cigarrillos de papel manufacturados y empaquetados llegan a España en torno a 1825; en 1833 aparecen las primeras cajetillas y es cuando se le denomina <<cigarrillo>> o <<cigarrito>>. La Guerra de Crimea sirvió para popularizar los cigarrillos entre las tropas francesas, imitando a los turcos que fumaban pipa. En 1830 en España se extiende el consumo de cigarrillos dando lugar al auge de su popularidad a nivel europeo. 

Los cigarrillos han sido de gran valor en las guerras y en las situaciones de crisis económicas. Durante la Segunda Guerra Mundial se llegaron a pagar 400 francos por un cigarrillo, he incluso se llegó a usar como moneda de cambio. 

El cigarrillo es un compuesto de 4.000 sustancias químicas, de las cuales unas 40 de ellas pueden ser cancerígenas para el hombre. Destacan: La nicotina; alquitrán; amoníaco; metano....




4.- El autogiro

Es una aeronave que vuela como los aviones pero su ala es un rotor que gira por la acción del viento relativo que lo atraviesa de abajo arriba. Es un híbrido entre el aeroplano y el helicóptero. Su propulsión se realiza mediante una hélice, pero tiene un rotor como el helicóptero. Esta hélice gira libremente por efecto del viento, he de aquí el apodo de "autogiro". 



Fue inventado por el ingeniero Juan de la Cierva. En su primer vuelo, el autogiro logró recorrer 200 metros en 1923. En caso de una parada en vuelo del motor, el autogiro planeaba y comenzaba a descender lentamente. 


5.- El Chupa Chups

Fue inventado por el catalán Enric Bernat quién inauguró su primera empresa confitera en 1950. En 1954, el empresario Domingo Massanes le propuso hacerse cargo del grupo Granja Asturias, destinada a la fabricación de productos relacionados con la manzana. Entre 1956 y 1957 tuvo la idea de unir un caramelo a un palo, todo ello destinado al mayor consumidor de caramelos, los niños. En 1958, introdujo su idea bajo el nombre de "Chups", pero adoptó el nombre "Chupa Chups", tras ser este el eslogan con el que se hacía publicidad. 

Desde entonces, la empresa ha pasado por varias manos hasta su actual dueño Perfetti Van Melle. 



6.- Cóctel molotov

Consiste en una bomba incendiaria de fabricación artesanal cuyo propósito es la expansión de los líquidos inflamables que contiene. Su nombre y empleo tiene origen en la Guerra de Invierno, aunque se utilizase también en la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. 

Los modelos básicos se constituyen de un trapo o pezado de tela colocado en la boquilla de la botella llena de alguna sustancia inflamable y se prende. Una vez la botella se rompe todo su contenido se expande y con él, el fuego originariamente en el trapo. 





7.- El arcabuz

Inventado hacia 1450, fue el primer cañón portátil de la historia. Su nombre procede del holandés y significa "cañón de gancho". A pesar de que podía ser transportado y utilizado por un solo hombre, los primeros modelos tenían que ser disparados apoyados sobre una especie de trípode y su proceso de carga era muy lento y complejo. Con el paso de los años, el arcabuz fue perfeccionándose y aligerándose, hasta que en la segunda mitad del siglo XVI acabó dando paso al mosquete. 

Supuso el fin del uso de la ballesta, que desaparecieron a mediados del siglo XVI, y tenía un alcance máximo de 50 metros, pero letal a esa distancia y capaz de perforar armaduras. Tiene un cañon de hierro de una longitud de 93, 92 cm y un calibre entre 15 y 20 mm. En total, el arcabuz llegaba a pesar de entre unos 4 y 5 kg. 


8.- El botijo

Un botijo es un recipiente de barro cocido poroso, diseñado para beber y conservar fresca el agua. El agua almacenada se filtra por los poros de la arcilla y en contacto con el ambiente seco exterior se evapora, produciéndose un enfriamiento. 

En la geografía española, el botijo recibe distintos nombres: en el sur y suroeste de España se alterna con términos como "búcaro" o "pirulo" en las vegas de Granada y el Guadalquivir. En Cataluña es el "càntir". 




9.- La bota

Es un recipiente o vasija de piel utilizado para contener cualquier clase de líquido. Su uso más tradicional es para el vino. Es originario de Navarra y elaborado con piel de cabra y cosida a mano, con un recubierto de pez en su interior. Al igual que los odres o corambres se emplea principalmente para guardar y mantener fresco y seco el vino. 

Es un recipiente que no precisa apenas conservación. Respecto al modo de beber de ella, se dice ser un arte al cual no todas las personas pueden alcanzar. Es característico la distancia a la que se coloca respecto a la boca de la persona en cuestión, ya que a mayor distancia mayor control se precisa.  A su vez, el hecho de no derramar una sola gota es otro de los puntos a favor para estos artistas del beber. 


10.- El porrón 

Es originario de Cataluña, típico de Castilla y León y extendido a todo el territorio español. Este instrumento está fabricado en vidrio y consta de dos orificios alargados, uno fino por el que sale el líquido en cuestión, normalmente vino, y otro más grande por el que "repira" y se añade el vino para llenarlo. El principio es muy similar al de la bota de vino. El vino se pone en el porrón para ser compartido entre varias personas. 

Su finalidad es puramente higiénica, ya que se pretende hacer accesible el líquido en cuestión a varias personas sin que estas entren en un contacto directo con el recipiente con la boca. A su vez, podemos ver el porrón lleno de cerveza o incluso cava. 

En Cataluña, antes del litro como medida para los líquidos, se utilizaba el porrón, el cual equivaldría a tres cuartas partes de litro. 



0 comentarios :

Publicar un comentario

Suscribirse por correo