miércoles, 9 de diciembre de 2015

Dieta Mediterránea

Se entiende por dieta mediterránea al modo de alimentarse basado en una idealización de algunos patrones dietéticos de los países mediterráneos, destacando: España, Italia, Grecia... Esta es una dieta considerada, tradicionalmente, como una de las más saludables que existe. Esto se debe a los productos que constituyen esta dieta y que otorgan el nombre a la misma. Los productos básicos de dicha dieta son productos que tienen su origen en las zonas próximas al mar Mediterráneo, como lo son: frutas, verduras, legumbres, frutos secos, trigo, cereal, el aceite de oliva y el vino. 

Esta dieta viene regida por una proporción en cuanto al consumo de alimentos, ya que, como sabemos, los alimentos se dividen en hidratos de carbono, grasas o lípidos y proteínas. Respecto a los hidratos de carbono, debemos consumirlos en la medida en que nos reporten el 50 % del aporte energético total diario, siendo los productos a consumir tanto carbohidratos complejos: pastas, arroz, patata, pan y legumbres; así como los no simples: helados y bollería. Las grasas, deben reportarnos el 35% del aporte energético total, obteniéndose de las grasas de origen vegetal, como el aceita de oliva. Las proteínas, deben aportarnos el 15% de la energía total. Para ello, debemos consumir alimentos como: huevo, leche, carne, pescado y pescado.









Beneficios

Estudios recientes en los Estados Unidos constata que, en comparación con los países colindantes al mar Mediterráneo, hay un mayor número de enfermedades cardiovasculares causadas por el consumo excesivo de grasas, a pesar de que el consumo de grasas sea el mismo en ambos lugares. Destacan los beneficios tales como: reducción de accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión, infarto o demencias varias. 

Entre los beneficios más destacados está la reducción del colesterol, ya que los alimentos que se consumen contienen pocas grasas saturadas, colaborando con la reducción de problemas cardiovasculares, he incluso, debido a la presencia de los antioxidantes ayuda a retardar el envejecimiento.

Esta dieta, entre otros beneficios, nos reporta lo que en conjunto se conoce como salud, la salud que otorga una dieta beneficiosa y perfecta para aquellas personas que deseen tener una vida activa sin caer en la equivocación de incluir una dieta perjudicial en su vida. Con esta dieta podremos alcanzar una vida más longeva y cómoda. Es por ello, por lo que dicha dieta la debemos intercalar con el deporte para su beneficio óptimo. 


Consejos útiles
A la hora de empezar con esta dieta debemos tratar de seguir varias pautas que nos ayudarán a la hora de notar los beneficios que esta dieta nos reporta. Para ello, en primer lugar, debemos tener muy presente la pirámide alimenticia, como la presente en esta entrada. A su vez, podemos guiarnos por una serie de pautas, simples pero eficaces: 
  1. Tomar alimentos de origen vegetal, principalmente cereales, trigo y fruta.
  2. Consumir alimentos de temporada, asegurándonos, de esta forma, que dichos alimentos conserven todas sus propiedades y con ellas los nutrientes beneficiosos que los caractericen. 
  3. Utilizar como principal fuente de grasa el aceite de oliva, a ser posible aceite de oliva virgen extra, por el plus de beneficios que este reporta. 
  4. Consumir lácteos regularmente, asegurando el aporte de calcio necesario y fundamental para los huesos y para su buen funcionamiento y resistencia.
  5. Consumir pescado azul en mayor cantidad que el blanco, y carnes tanto rojas como blancas.
  6. Tomar frutos secos, aunque no en exceso.
  7. Evitar el abuso de dulces y demás golosinas.
  8. Obtener la mayor cantidad de energía de los hidratos de carbono.
Haciendo un breve resumen, hemos de tomar de todo pero evitando el exceso, tomando más alimentos de una clase que de otra y, a ser posible, que dichos alimentos estén siempre lo más frescos posible. 




0 comentarios :

Publicar un comentario

Suscribirse por correo