lunes, 10 de febrero de 2014

Primer antepasado de los mamíferos como el hombre

Un equipo internacional de científicos llegó a la conclusión, tras 6 años de intensos estudios, de que el antecesor común de los mamíferos placentarios, entre los que se encuentra el ser humano, fue un diminuto insectívoro que se diversificó después de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. 


Los placentarios o uterios son una infraclase de mamíferos. Se caracterizan porque sus crías pasan un periodo de gestación dentro del útero materno donde son alimentadas por una placenta alantoica. Tienen su origen hace 160 millones de años en el Jurásico Superior. Actualmente hay 5.100 especies, desde el murciélago aberrojo de 1.5 gramos hasta la ballena azul de 190 toneladas.

Desde la década de 1990, estudios basados sólo en la diversidad genética han sugerido que los linajes de mamíferos eran mucho más antiguos y que su diversificación estaba relacionada con la separación de los continentes. 

Este mamífero antepasado era un criatura de cola peluda que se desarrolló poco después de la desaparición de los dinosaurios. Según la bióloga evolutiva de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, Anne Yoder: "Estos nuevos hallazgos exigen una reevaluación de la historia evolutiva de los mamíferos placentarios".




El registro fósil data de mucho antes de que los dinosaurios se extinguiesen, ya fuese por medio de un asteroide o por medio de un incendio a escala mundial. Los animales peludos no se diversificaron hasta que sus competidores reptiles estaban fuera de juego, lo que les aseguraba su supervivencia y con ello, las nuevas mutaciones que se desencadenasen en las mismas especies, lo que desembocaría en las diversas transformaciones hasta dar origen a un multiplicidad de especies diferentes, aunque de igual origen. 

Para poder esclarecer el origen de esta criatura O'Leary y sus colegas reconstruyeron el árbol genealógico de los mamíferos placentarios con la evidencia de un gran número de especies vivas y extintas. La base de datos del equipo incluyó a más de 4.500 características de cada una de las 86 especies. Eligieron criaturas que representan a los principales grupos de mamíferos placentarios, cuyas características variaban en función del tamaño, color de piel, y otros aspectos anatómicos y fisiológicos. También compararon 27 genes diferentes comunes a todos los mamíferos placentarios.

La criatura hipotética probablemente fue una escaladora de árboles, comedora de insectos de entre 6 y 245 gramos. Era peluda, con una larga cola y tenía una sola cría. Su cerebro era complejo con un gran lóbulo de olores y un cuerpo callosos. 

Lo más sorprendente del estudio es el hecho de que este mamífero vivía y se desarrolló en América, pero dio origen a elefantes, jirafas, vacas marinas... todos ellos animales de África, y es que para esa fecha sendos continentes se encontraban ya divididos. Cómo llegó hasta el continente africano es sólo una hipótesis. 



0 comentarios :

Publicar un comentario

Suscribirse por correo