viernes, 22 de marzo de 2013

El cáncer. ¿En qué consiste?

1.- ¿Cómo se origina el cáncer?

El cáncer es una enfermedad provocada por un grupo de células que proliferan sin control y se multiplican de manera autónoma invadiendo otros tejidos. Se conocen más de 200 tipos diferentes de cáncer. Entre los más comunes: cáncer de piel, pulmón, mama y colorrectal. El cáncer se origina como consecuencia de una anormalidad en el material genético de las células. Pueden estar provocadas por productos procedentes de la industria, el humo del tabaco, el virus del papiloma humano o el virus de la hepatitis B.  Otra causa del cáncer puede ser una malformación genética de nacimiento, la cual pueda estar activa incluso ya desde el mismo momento del nacimiento

El comportamiento de las células cancerosas se caracteriza por escapar al control reproductivo y adquieren otras funciones que no les corresponde, invadiendo de forma progresiva y por distintas vías órganos próximos. No obstante, pueden diseminarse a distancia, creciendo y dividiéndose más allá de los límites normales del órgano inicial. Esto se conoce como metástasis. 



Podemos distinguir entre tumores benignos y tumores malignos. La diferencia radica en que en el primero, las células se reproducen más lentamente que en el segundo y cuando llegan a otros tejidos, dejan de multiplicarse, algo que no sucede en el segundo caso. 

Vencimiento de las cualidades celulares: Una célula maligna es aquella que no "respeta las tres pautas por las que se rigen el resto de células. La no transducción de señales, de manera que no hay un control en la multiplicación o división; no se lleva a cabo la apoptosis, o muerte celular; y no se produce la reparación del ADN. En definitiva, son células autómatas. 

2.- Características de los tumores malignos. 

1.- Angiogénesis: Es la capacidad que poseen estos tumores de formar vasos sanguíneos por medio de la secreción de ciertas sustancias y de esta forma obtener un aporte de oxígeno y nutrientes favoreciendo su proliferación y crecimiento. 

2.- Pérdida de adherencia celular: De esta forma las células tumorales pueden romper su unión con la estructura del tejido en el que se originan. 

3.- Movilidad.

4.- Metástasis: Es la capacidad que tienen las células de un cáncer maligno en romper las células que constituyen la pared del torrente sanguíneo o linfático para posteriormente infiltrarse en ellos. Esta capacidad se da tras numerosas mutaciones. 


3.- Diagnóstico y síntomas

El primer paso es una historia clínica realizada por el médico, para determinar cualquier síntoma sospechoso. No obstante, algunos de los síntomas más evidentes y que podría llevar a la persona a determinar un posible caso de cáncer son, por ejemplo, esputos con sangre en el cáncer de pulmón, hemorragia en las heces en el cáncer de colon, dificultad para orinar en el cáncer de próstata o la aparición de un nódulo palpable en el cáncer de mama. 

Un segundo diagnóstico y mucho más efectivo, con el cual se aseguran las sospechas, es una radiografía de pulmón, mama, endoscopia... para llegar al diagnóstico con certeza. NO obstante, en ocasiones, se suele hacer una biopsia del tumor para su posterior estudio histológico del tejido. 


4.- Tratamiento 

El tratamiento de un determinado cáncer varían en función del mismo. No obstante, en ocasiones hay alternativas que el médico otorga a sus pacientes, es decir, podemos encontrar más de una vía para tratar dicho cáncer. Una de las mayores iniciativas llevadas a cabo en los últimos años son los llamados ensayos clínicos diseñados para mejorar las terapias contra el cáncer. 

La respuesta puede ser completa, si se ha producido la desaparición de todos los signos y síntomas de la enfermedad, o parcial, si existe una disminución significativa de todas las lesiones mensurables. 

Distintos tipos de tratamiento: 


  • Cirugía: Puede ser curativa cuando se extirpa el tumor en su totalidad, o paliativa, cuando su objetivo es evitar complicaciones inmediatas, como la invasión del tumor a un órgano cercano. 
  • Radioterapia: Consiste en la utilización de radiaciones ionizantes para destruir las células malignas y hacer desaparecer el tumor o disminuir su tamaño.
  • Quimioterapia: Es un método mediante el cual se inhibe la capacidad de evolución de los tumores malignos restringiendo la multiplicación de sus células dificultando el proceso de división. 
  • Inmunoterapia: Consiste en la utilización de diversas moléculas diseñadas mediante técnicas de ingeniería genética, que de alguna forma intentan destruir las células cancerosas actuando como si del propio sistema inmunitario se tratase. Con este método, se reduce el daño sobre las células normales. Sin embargo, aún no ha alcanzado el desarrollo de la quimioterapia. 
  • Trasplante de médula ósea: Se aplica principalmente al tratamiento de algunas formas de leucemia y linfoma.




0 comentarios :

Publicar un comentario

Suscribirse por correo